Tener diabetes no es una sentencia, es una invitación (un poco forzada) a probar un nuevo estilo de vida. Lo más importante es seguir las instrucciones de tu doctor y puedes complementarlo con estos tips.

Pierde el peso extra.

Mantener un peso sano ayuda a controlar los niveles de ázucar. Tu doctor, el nutriólogo y un buen entrenador son la triada perfecta para lograrlo.

Checa tu nivel de ázucar 2 veces al día.

¿Está en el parámetro que tu doctor indicó? Lleva un diario de tus resultados para saber si algún alimento o actividad ayudan más o menos.

Cuidado con los carbohidratos

Vigila tu consumo de hidratos de carbono, elige los que sean altos en fibra como vegetales verdes, frutas y granos

Mantente en movimiento

El ejercicio regular ayudará a controlar tu peso, reducir el estrés y mantener tu presión arterial, colesterol y triglicéridos en niveles sanos. Haz por lo menos 30 minutos de ejercicios aeróbicos 5 veces a la semana.

Descansa

Los desórdenes de sueño producen que comas más.

 

Incluso si no tienes diabetes estos son consejos muy útiles que pueden llegar a prevenirla o retrasarla.