Cuando piensamos en dieta por lo regular siempre decimos que se trata de sacrificar todo lo que amamos de la comida para tener un cuerpo saludable y delgado. Pero no tiene que ser asi, comer saludable no quiere decir que tienes que deshacerte de las comidas que mas quieres. Aqui te compartimos una “Dieta” ideal para ti.

DESAYUNO:

-1 pieza de fruta de temporada

-1 producto lácteo, preferiblemente 1 yogur natural

-1 tazón de cereal integral con leche de soja, arroz, avena, o si no es posible de vaca, o si se prefiere 1 ó 2 rebanadas de pan integral con un poco de jarabe de arce o miel.

-Si después del desayuno se va hacer algún deporte o actividad física que requiera un consumo energético importante, se pueden añadir a lo ya dicho algunos frutos (nueces, avellanas, almendras, anacardos…) y/o frutas secas (uvas pasas, oregones, dátiles…) y un poco de queso fresco.

ALMUERZO:

-Ensalada cruda (escarola, canónigos, lechuga, rúcula, etc…) con tomate y cebolla, si estamos controlando el peso se puede aliñar con ajo, finas hierbas, aceite de oliva (30 ml al día como máximo, lo que equivale a 3 cucharadas soperas) y limón (o vinagre de manzana).

-Pechuga de pavo o pollo a la plancha (se puede aderezar con ajo, perejil y limón, por ejemplo) y pan integral. Se puede cambiar la carne por pescado, siempre a la plancha y con fuego moderado, evitando quemarlo. Si se elige la opción del pescado se puede hacer al vapor con un dedo de agua en la sartén y con una tapadera.

 

CENA:

-Si no queremos complicarnos se puede hacer algo parecido al desayuno, pero con menor cantidad. Habría que incluir lo que no se tomó en la comida, es decir, si comimos carne en el almuerzo, para la cena deberíamos incluir pescado.