Ya se estan empezando a sentir los fríos y no hay mejor alíado para combatirlos que el mítico mezcal para acompañarnos en estos momentos donde el cuerpo agradece una ayudadita.

El mezcal es producido mayormente en Oaxaca desde tiempos coloniales, ha ganado fanáticos en los últimos años gracias a nuevas presentaciones y refinamientos en sus procesos de destilación y añejamiento.

Aun con el aumento de oferta del mezcal y quizá por su sabor o por las malas experiencias, el mezcal sigue teniendo enemigos declarados. A continuación unas cuantas recetas para probarlo de manera distinta y perderle el miedo

Opción 1:
Mezcal blanco

Refresco de manzana

En un vaso jaibolero mezcla hielo al gusto, el mezcal, el refresco y disfruta de la complejidad del sabor que hacen estos símbolos de México.

Opción 2:
Mezcal blanco

1 oz. de chamoy liquido

1 oz. de concentrado de tamarindo

Sal de gusano

Escarcha un vaso previamente enfriado con la sal de gusano. Mezcla el mezcal, el chamoy y el concentrado de tamarindo durante medio minuto en un shaker con hielo y sírvelo. Puedes decorar con un pepino cubierto de sal de gusano.

Opción 3:
Mezcal reposado

1 oz de jugo de piña

1 oz de jugo de durazno

Piña

Chile piquín

Escarcha un vaso con el chile piquín y mezcla los ingredientes con hielo. Decora con un triangulito de piña

Opción 4: Mezcaltini!!!
Mezcal blanco

½ oz de Vermouth Dry

Rodaja de naranja

Enfría previamente el vermouth y el mezcal y mézclalos en una copa de Martini. Adórnalo con la rodaja de naranja.

Atrevete a incluir el mezcal en tus fiestas con tus amigos, seguro será nuevo invitado de honor.