Con tantas opciones en el mercado se ha hecho difícil destacar en cuanto a telefonía movil se trata. Algunos optan por pantallas curvadas, otros por dos cámaras traseras; pequeños detalles que, en mayor o menor medida, pretenden marcar la diferencia. Pero, de vez en cuando, aparece un competidor con una oferta distinta, un dispositivo que parece traído del futuro. Así es el Mi Mix de Xiaomi.

Todo pantalla. Bueno, casi todo, un asombroso 91,3% del frontal, tan solo una pequeña franja negra inferior donde colocar la cámara para las selfies. Los bordes se han reducido a la mínima expresión y se han curvado ligeramente para obtener un efecto futurista y lograr un panel de 6,4 pulgadas (IPS 2040×1080 px) en un tamaño prácticamente igual al de un iPhone 7 Plus (5,5”).

Hay mucha innovación detrás de este pantalla: la cámara frontal se ha tenido que reducir un 50%, el sensor de proximidad, oculto tras el panel, funciona con ultrasonidos, y se ha eliminado el altavoz superior para llamadas sustituyéndolo por un sistema que consiste en reproducir el sonido con vibraciones sobre el cristal.

El diseño futurista del Mi Mix ha salido del estudio del reconocido diseñador industrial francés Philippe Starck. Más allá del acristalado frontal -que desconocemos si cuenta con algún tipo de protección-, está fabricado con cerámica,  un material que se usa en otros dispositivos como el nuevo iWatch de Apple y que, aseguran, es más resistente y duradero que el aluminio o el cristal de otros terminales ‘premium’.

En cuanto a sus medidas, Xiaomi ha conseguido unos impresionantes 7,9 milímetros de grosor y 209 gramos, un peso muy respetable para un terminal con una diagonal muy cercana a la de una tableta.

En su interior, el Mi Mix también ofrece innovaciones. Existen dos versiones, una con 4 GB de RAM y 128 GB de memoria y otra con 6 GB y 256 GB. El procesador es, en ambos casos, un Snapdragon 821, lo más rápido de Qualcomm, junto a una GPU Adreno 530. La batería es de 4.400 mAh y soporta Quick Charge 3.0.

En el apartado fotográfico, la cámara principal consiste de un sensor de 16 Mpx con una apertura focal 2.0 y autoenfoque con detección de fase. La frontal cuenta con solo 5 Mpx, seguramente debido a su, ya mencionado, pequeño tamaño.

El Mi Mix no es el primer smartphone sin bordes y plantea las mismas incógnitas que su antecesores en cuanto a comodidad y durabilidad. Solo el tiempo dirá si este producto marca el inicio de una era.