Existen varios tipos de diabetes, algunos son más frecuentes en adultos y otros en niños.

La diabetes es una enfermedad que se presenta con mucha frecuencia en la población mexicana.

Debido a la creciente prevalencia de obesidad en los jóvenes, el tipo de diabetes que tradicionalmente se
diagnosticaba en adultos mayores ahora se puede presentar en todos, incluso en niños y adolescentes.

Existen dos tipos principales de diabetes: Tipo 1 y tipo 2.

Diabetes tipo 1: conocida frecuentemente como diabetesjuvenil o insulinodependiente, aunque el término correcto es “tipo 1”. Frecuentemente está asociada a anticuerpos, que son proteínas producidas en el cuerpo que destruyen a las células del páncreas productoras de insulina. Los pacientes requieren insulina para vivir y es más común antes de los 30 años de edad.
Diabetes tipo 2: solía ser exclusiva de la edad adulta, asociada a la obesidad y otras enfermedades como hipertensión o colesterol elevado. Sin embargo, debido al aumento de la obesidad en el mundo, ahora se presenta en los adolescentes. Suelen requerir pastillas para el control de sus niveles de glucosa (azúcar en la sangre)

La diabetes es similar a cualquier edad o cualquier tipo y se caracteriza por la elevación de los niveles de glucosa en la sangre así como complicaciones a corto y largo plazo que deben tratarse. Sin embargo durante la adolescencia suelen presentarse cambios físicos, psicológicos y hormonales que complican el control de esta enfermedad, por lo que los padres, médicos y maestros deben estar alerta para su control ya que la enfermedad no se cura al crecer.

Los pacientes que deben poner mas atención son los adolescentes con sobrepeso u obesidad.

Los que tienen familiares de primer o segundo grado (papás, primos, tíos o hermanos) con diabetes.

Los que toman medicamentos que elevan los niveles de glucosa como derivados de esteroides o cortisona.

Presencia de otras enfermedades asociadas a diabetes como: hipertensión, síndrome de ovario poliquístico, colesterol elevado, etc.

Los que tienen datos de que la insulina no esté ejerciendo su efecto de manera adecuada en el cuerpo. Ya que la insulina controla los niveles de glucosa en el cuerpo, si ésta no actúa bien, puede haber elevación de la glucosa. Uno de estos datos es la presencia de “Acantosis nigricans” que es una pigmentación en cuello, nudillos y otras partes del cuerpo que es muy característica de este problema.