Cuando se vive con diabetes tipo 2, tomarse el tiempo para planificar las comidas ayuda mucho para el control del azúcar en la sangre y el peso.

Los planes de comidas deben contemplar la cantidad de calorías que los niños necesitan para crecer. En general, tres comidas pequeñas y tres refrigerios al día pueden ayudar a satisfacer las necesidades calóricas. Muchos niños con diabetes tipo 2 tienen sobrepeso. El objetivo debe ser un peso saludable consumiendo alimentos sanos y realizando más actividad (60 minutos cada día).

Aquí te presentamos alguno consejos que pueden ayudar a que su niño siga por el buen camino:

  • Ningún alimento está prohibido. Conocer la forma como diferentes alimentos afectan el azúcar en la sangre de su hijo le ayuda a usted y a él a mantenerlo en el rango esperado.
  • Ayude a su hijo a aprender qué tanto alimento es una cantidad saludable. Esto se llama control de porciones.
  • Procure que su familia cambie gradualmente de tomar gaseosas y otras bebidas azucaradas, como bebidas para deportistas y jugos, a tomar agua o leche con contenido bajo de grasa.

La recomendacion primordial es estar siempre al pendiente de los niños y cualquier cosa que no les guste visiten a su medico.