Si tienes diabetes, es muy probable que tengas que modificar tus pautas de tratamiento cuando llegue la menopausia.

Este proceso de cambio hormonal puede provocar alteraciones en tus niveles de glucosa en sangre.

La menopausia es una etapa a la que se enfrentan todas las mujeres entre los 40 y los 60 años. Suele durar aproximadamente unos 8 años. El cuerpo reduce la producción de estrógenos y progesterona, de manera que el ciclo menstrual se vuelve irregular hasta que desaparece.

Las fluctuaciones hormonales pueden hacer variar tus niveles de glucosa: al haber menos progesterona, la sensibilidad hacia la insulina puede aumentar, pero al haber también menos estrógenos, aumenta también la resistencia a la insulina.

El descenso de estrógenos puede incrementar el riesgo de complicaciones derivadas de la diabetes: enfermedades cardiovasculares, osteoporosis e incrementa el riesgo de infecciones de la flora vaginal (vaginitis), sobre todo si tus niveles de glucosa se mantienen altos.

Los bochornos y cambios de humor también pueden alterar tus niveles de azúcar en sangre.

Tu nivel colesterol y de triglicéridos pueden elevarse más fácilmente, sobre todo ante un aumento de peso.

Con el objetivo de minimizar al máximo las consecuencias de la menopausia, procura seguir estos consejos que te ayudarán a llevar un mejor autocontrol de tu diabetes:

  • Mantén una dieta saludable, baja en grasas y rica en calcio.
  • Haz ejercicio con regularidad para mantener un peso adecuado y reforzar tus huesos y articulaciones.
  • Realiza pruebas de glucemia regularmente y adapta tus dosis de insulina a los resultados, ya que probablemente deberás modificar tus dosis.
  • Evita el tabaco y la ingesta de alcohol. En esta etapa es impensable consumirlos.

Siguiendo estos sencillos pasos tu vida seguirá siendo óptima y agradable.