Sabemos que a veces es díficil levantarse de la cama pero eso no debe ser impedimento para ponerte en forma y por eso estamos por presentarte 4 sencillos ejercicios que permitiran que esos cinco minutos extras te brinden un beneficio extra.

1.- Aún en tu cama, apoyándote sobre tu  lado derecho con la rodilla derecha flexionada y el pie detrás de ti. Descansa tu cabeza sobre tu mano derecha y apoya tu mano izquierda sobre la cadera. Apunta tus dedos del pie izquierdos hacia abajo y extiende la pierna hacia el mismo lugar para formar una linea recta con respecto al cuerpo. Manteniendo la cintura alineada, levanta la pierna hacia el techo. Cuando llegues arriba, flexiona la rodilla y lleva la pierna hacia el centro (o hacia tus músculos centrales). Vuelve a extender la pierna de nuevo hacia el techo y, sin perder el control vuelve a la postura inicial para completar una repetición. Completa el máximo numero de repeticiones posible en 30 segundos y cambia de lado para volver a empezar.

2.-  Mirando hacia arriba con los brazos a cada lado del cuerpo y las palmas apuntando al suelo. Junta los pies y abre las rodillas hacia los lados para que el espacio que dibujen tu piernas parezca un rombo. Presiona el suelo con las manos y contrae los músculos centrales del cuerpo para levantar tus pies por encima de la cadera. Una vez los pies estén alineados por encima de la cadera, levantaremos la cadera del colchón para llevar los pies hacia el techo. Desde aquí, sin perder el control volveremos a bajar la cadera (pero manteniendo los pies arriba) para completar una repetición. Haz el el máximo numero de repeticiones posible en 30 segundos.

3.- Boca arriba con los brazos a cada lado del cuerpo y las palmas de las manos hacía abajo. Junta los pies y abre las rodillas hacia los lados para que el espacio entre tus piernas parezca un rombo. Presiona el colchón con las manos y contrae los músculos centrales del cuerpo para levantar tus pies por encima de la cadera. Una vez los pies estén alineados por encima de la cadera, levantaremos la cadera del colchón para llevar los pies hacia el techo. Desde aquí, sin perder el control volveremos a bajar la cadera (pero manteniendo los pies arriba) para completar una repetición. Haz el el máximo numero de repeticiones posible en 30 segundos.

4.- Acuéstate boca arriba (espalda sobre el colchón) con las rodillas flexionadas, los talones cerca de los glúteos y los brazos a cada lado del cuerpo con las palmas de las manos apuntando hacia abajo. Ejerce presión sobre tus talones a medida que levantes tu cadera hasta lograr una línea recta entre rodillas y hombros. Contrae el glúteo derecho a medida que levantas el pie del suelo sin extender la pierna,  y llevas tu rodilla por encima de tu cadera. Vuelve a apoyar el pie sobre el colchón y repite el ejercicio con la otra pierna  para completar una repetición.