Para la mayoría de trabajadores de oficina, estar pegados a sus escritorios mientras escriben en el teclado de sus computadoras durante un promedio de 8 horas diarias ya es parte de su rutina normal. Sin embargo, sentarse frente a la computadora todo el día tal vez no sea exactamente bueno para el cuerpo, ya que puede provocar dolores de espalda debido a la mala postura y la tensión ocular, entre otros efectos. Por otro lado, tener un trabajo de escritorio no tiene que ser un sufrimiento para tu salud. Si eres una de esas personas que tienen que estar en un escritorio todo el día, aquí hay algunos pasos simples que puedes seguir para mejorar tu postura y mantener tu salud bajo control.

ejercicios-para-oficinistas

Manten tu postura de sentado apropiada en una buena silla que esté diseñada para el trabajo de escritorio. Tu espalda debería estar derecha, tus hombros hacia atrás y la parte superior del monitor debería estar al nivel de tus ojos. Si tienes que mover tu cabeza para ver el monitor, entonces necesitas ajustar la altura de tu pantalla. Asimismo, asegúrate de que tus muñecas no estén sobre el teclado o sobre la almohadilla para mouse (a menos que tengas una almohadilla con soporte para la muñeca).  Mantén tus piernas dobladas a la altura de las rodillas de tal manera que estén un poco más arriba de tus caderas. Los pies deben estar sobre el suelo o sobre algún tipo de banquito.

83397736_xs

Realiza ejercicios de estiramiento simples. Estira tus brazos, piernas, tu cuello y torso mientras estás sentado. Esto te ayudará a evitar una sensación de rigidez.

Cuello: para estirar tu cuello, flexiona lentamente tu cabeza hacia adelante y hacia atrás, de lado a lado y mira hacia la derecha y a la izquierda. Esto puede hacerse casi a cualquier momento para disminuir la tensión y el estrés. Nunca gires tu cabeza alrededor de tu cuello, esto podría dañar las articulaciones del cuello.
Hombros: gira tus hombros hacia delante aproximadamente 10 veces, y luego hacia atrás. Esto ayuda a liberar la tensión de tus hombros.
Brazos y hombros: un buen estiramiento para tus brazos y hombros es apoyar tus manos al borde de tu escritorio, cada uno separado a la altura de tus hombros y lejos de tu cuerpo. Gira tus manos hacia dentro de tal manera que apunten hacia tu cuerpo e inclínate hacia delante, encorvando tus hombros. Lleva este paso más lejos y empuja tus hombros y codos más cerca del escritorio.

gimnasia-en-la-oficina
Muñecas: gira tus muñecas regularmente, aproximadamente cada hora. Gira tus muñecas 10 veces en sentido horario, luego 10 veces en sentido antihorario. Esto ayudará a minimizar el potencial para padecer del síndrome de túnel carpiano si pasas mucho tiempo escribiendo en el teclado.
Tobillos: gira tus tobillos regularmente. Al igual que con tus muñecas, gira tus tobillos en sentido horario tres veces, y luego en sentido antihorario. Esto ayuda a mejorar la circulación sanguínea y evita esa sensación de hormigueo que te da cuando se corta la circulación sanguínea, también conocida como “cosquilleo”.
Pecho: date cuenta si tiendes a encorvarte frente al teclado. Para contrarrestar eso, realiza el siguiente ejercicio: abre tus manos a lo ancho como si fueras a abrazar a alguien, gira tus muñecas por fuera (pulgares hacia arriba y abajo) y lleva tus hombros hacia atrás. Este estiramiento consiste en mover tu cuerpo en dirección opuesta a estar encorvado y deberías sentir un buen estiramiento a lo largo de la parte superior del pecho.
Abdomen: contrae tus abdominales y los músculos de los glúteos, mantenlos así por unos cuantos segundos, luego relájalos. Repítelo cada pocos minutos durante todo el día mientras estés trabajando en tu escritorio.

Pantorrillas: estira tus pantorrillas. Mientras estés sentado, apoya tus piernas en los tercios anteriores de tus pies y bájalos. Repite hasta que tus piernas estén cómodamente cansadas. Repite el ejercicio después de unos 10 minutos, y continúa con esta rutina durante una hora aproximadamente. Esto ejercitará tus pantorrillas y ayudará a evitar que se desarrollen coágulos de sangre en tus piernas. Los coágulos de sangre son muy comunes en los usuarios de computadoras de mediana edad.