Si no has asistido antes a las funciones de El Circo de los Horrores, déjame decirte que:

1.Te has perdido de dos grandes conceptos.

2.Estás a tiempo de ver lo que probablemente sea su mejor presentación.

Hace ya más de 3 años, este particular circo llegó y causó gran expectativa, ya que apenas te metías al teatro, te perseguían payasos con motosierras incluso al interior de los baños, y en tu asiento, entre una luz lúgubre, llegaban chicas esculturales en poca ropa a seducirte. Pronto, una macabra voz te anunciaba que dejabas atrás al mundo, para sumergirte en las tinieblas.

La obra, dividida en dos actos, pronto te relajaba y te dejaba maravillado con los increíbles actos circenses que se presentaban en el escenario, y después te hacía partirte de risa. Tras una exitosa temporada, volvieron al año siguiente con su Manicomio, que desató, por increíble que parezca, una ola de protestas moralinas en algunos estados en donde no pudieron presentarse… sí, un circo de alto nivel no pudo presentarse porque la vela perpetua se escandalizó. Y sin embargo, el concepto resultó tan exitoso que le salieron clones ¡un circo de menor producción se colgó de la fama y del concepto del Circo de los Horrores, llegando a presentarse en el mismo teatro!
Tras más de un año de espera, regresaron con su tercer encarnación: Cabaret.

Después de cambiar de escenario, el Circo de los Horrores vuelve para deleitar a los mexicanos, con un sensual espectáculo que trae lo mejor de este concepto: un show de alto nivel, risas al por mayor, cuerpos increíbles en acrobacias fantásticas, y ahora todo más cerca de ti… literalmente, vas a sentir el aliento de los artistas, vas a ver más piel que nunca, y vas a llorar hasta las lágrimas con su irreverencia…eso sí, si es tu primera vez, deja las inhibiciones en la entrada (un trago podría ayudarte), y ponte flojito y dispuesto a cooperar.

¡Los siete pecados capitales van a trabajar para ti!