Lo ideal es hacer crecer las empresas entre dos personas: el creativo y el concreto (Steve Jobs no hubiera logrado nada sin Steve Bosniak). A Jobs se le ocurrian las cosas y las vendía a la gente, mientras que Bosniak implementaba esas ideas y las convertía en cosas palpables, tangibles.

Una vez que hayas avanzado sin ayuda de nadie por un buen tiempo, invita al proyecto a alguien que esté igual de comprometido y loco que tú, a crear la solución a una necesidad y hacer dinero.
Debes escoger a alguien que haga lo que tú no sabes hacer, deben complementarse, no duplicar los talentos.

Una Startup no se trata de tomar caguamas, no invites a tus amiguis…
Mucha gente se reúne con sus amigos y dicen, “somos 4 cuates súper creativos, hay que poner una empresa entre todos”. No! Si ya hay un creativo, para que quieres a otros 3 creativos, más bien necesitas a un no-creativo que se dedique a lo que tú no puedes o sabes hacer. Si eres lado derecho del cerebro, búscate tu lado izquierdo. Cuando se duplican los papeles hay problemas, las empresas deben hacerse lo más reduccionistamente posible, si tu proyecto tiene más de 2 o 3 socios, habrán problemas, o quizás no problemas pero no habrá suficiente lana para todos al principio y eso puede generar roces. O cuando crezca la empresa habrá confusión si son 3 creativos los que deben tomar decisiones. Esto lo digo por experiencia.

Colaboración:

El caso contrario del punto anterior es el clásico tipo que es el único jefe y dueño de su empresa, tampoco sirve muy bien. Muchos quieren ser dueños únicos de una empresa exitosa, pero actualmente la colaboración es fundamental para crecer. Tú solo no podrás crear algo de verdadero valor. Debes pensar colectivamente. Después de que avanzaste por ti mismo y creaste un modelo de negocios que puede generar dinero, ahora necesitarás de mentes brillantes que te ayuden a crecer, no puedes seguir sólo todo el tiempo. Digo, puedes hacerlo pero avanzarás y te estresarás por tener que dominar todas las áreas de tu changarro. Por eso los dueños únicos no pueden ni salir de viaje porque son indispensables en su empresa y pierden la libertad en su vida.

Para que no hayan broncas entre los socios de una startup:
Es importante hablar del divorcio antes que del matrimonio.
Dicen que no hay mejor forma de empezar un matrimonio que hablando del divorcio. De esa forma no habrá malos entendidos y estarán todas las cartas sobre la mesa.
No hay como dejar claras las cosas cuando te juntas con socios a crear un negocio. ¿Quién hace qué cosa? ¿quién tiene qué responsabilidades? ¿cómo será la separación en caso de fracasar?
Parece un poco incómodo hablar de esas cosas con alguien con quien apenas estás emprendiendo una aventura de negocios, pero es muy positivo mantener una relación completamente honesta y clara desde el principio.
Entre los socios siempre deben decirse la verdad, mantener la información afuera y no quedarse con sus opiniones para sí mismos.
Tienes que hablar al chile con tus socios.