El proyecto Solar Impulse fue creado por dos pilotos suizos, Bertrand Piccard y André Borschberg, y un equipo comprometido de más de 70 personas. Se trata de un avión de fibra de carbono, alimentado únicamente por energía solar, que gracias a sus 12.000 celulas solares (presentes en sus alas) mueve cuatro motores eléctricos, lo que permite que el avión pueda volar incluso por la noche.

El primer prototipo, el HB – SIA, construido en 2007, obtuvo en 2010 la distinción del primer avión propulsado por energía solar para hacer un vuelo nocturno de 26 horas. El nuevo prototipo tiene el ambicioso objetivo de lograr en 2014 la vuelta al mundo de manera completa y sin parar.

Como reconocen los autores del proyecto, el objetivo es dar una señal importante en dirección de la sustentabilidad ambiental, en un momento donde el predominio de los combustibles fósiles es aún elevado.

Schindler participa como socio oficial en el proyecto “Solar Impulse”. El avión sin combustible, propulsado únicamente por energía solar, fue diseñado para dar la vuelta al mundo en el 2014 sin parar. Con Solar Impulse,Schindler se convierte en parte del proyecto innovador de movilidad sostenible de los últimos años.

solar-impulse

El Solar Impulse quiere demostrar que con energías alternativas también es posible volar un avión.

Schindler no sólo se destaca por su compromiso ambiental, sino que participa activamente en la búsqueda de soluciones alternativas que utilizan fuentes de energía renovables.

El prototipo reciente desarrollado por Schindler – un ascensor propulsado por energía solar – es el último paso en esta dirección y una muestra de nuestro compromiso.

La asociación con Solar Impulse se convierte, como ha señalado Alfred N. Schindler y André Borschberg, en la oportunidad para el intercambio de conocimiento entre dos empresas que comparten la misma visión.

solar-impulse-2