FILUX es el único Festival Internacional de las Luces en el continente americano y es realizado por Cocoliche Lab en alianza con distintas instituciones y empresas.

Del 10 al 13 de Noviembre las luces invadirán de nuevo la Ciudad de México sorprendiendo a los capitalinos y sus visitantes con asombrosas instalaciones y propuestas de vanguardia.

filux_11
FILUX tiene la estructura de los festivales internacionales de la luz siendo un espacio de promoción y exhibición de la obra de arte realizada con el lenguaje de la luz que vincula a los artistas locales con lo mejor del arte internacional acercándolos a los habitantes de México. Consolida así a la ciudad como un espacio cultural internacional de integración social y recuperación del espacio público.
La programación está basada en un recorrido durante cuatro noches y cuenta con varias obras de arte realizadas con la luz que van desde proyecciones monumentales hasta creaciones coloridas y divertidas realizadas por los estudiantes. Mapping, proyecciones, esculturas de luz, instalaciones, iluminación arquitectónica, caminos de luz, velas, fuego, cine y música.

FILUX impulsa el sentido de comunidad artística propiciando el encuentro de artistas de talla internacional con artistas nacionales, procura la producción de obras originales, mediante talleres que se desarrollan localmente con ideas artísticas únicas.

filux_1920

Los recorridos se realizan durante la noche de manera gratuita. La consecuencia de esta organización inclusiva de espacios y circuitos produce una nueva dinámica y visión de la gente sobre su ciudad.
FILUX a diferencia de otros festivales internacionales ha trabajado profundamente desde hace varios años para construir una identidad que lo reafirma como único en el mundo.

14963266_1104674786312378_5541200432530727880_n
FILUX toma como punto de partida la luz como transformadora del espacio: el muralismo, siendo una expresión artística colectiva que consiste en la intervención de la luz sobre los diversos espacios y recintos en el Centro Histórico. Lo define también la deconstrucción cinematográfica. Mientras vamos caminando descubrimos los cuadros cambiando la dinámica de observar de manera fija como pasan los 24 cuadros por segundo.