La primera de una nueva serie de películas independientes de Star Wars, ambientadas en el universo que los fans conocen y adoran, pero con nuevos personajes y tramas.

Cuando la presidente de Lucasfilm y productora de Star Wars, Kathleen Kennedy, se reunió por primera vez con George Lucas, él expuso sus planes de continuar con la famosa saga y crear los Episodios VII, VIII y IX, y también reveló otra de sus ambiciones. “George decidió que iba a hacer más películas de la saga, pero también sentía que era una oportunidad para contar más historias dentro del mismo universo y de hacer films que no estuvieran relacionados con la historia de Luke Skywalker”, explicó Kennedy.

Así nació la idea de crear películas que pudieran complementar los nuevos films de la saga, pero también permitir a Kennedy y al equipo de Lucasfilm explorar el universo y experimentar con distintos estilos y formas de contar historias.

ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS cuenta la historia de un grupo de héroes improbables, quienes en un momento de conflicto se unen en una misión para robar los planos de la Estrella de la Muerte, el arma de destrucción más poderosa del Imperio. Este acontecimiento clave en la línea de tiempo de Star Wars reúne a gente común que elige hacer cosas extraordinarias y, al hacerlo, forma parte de algo más grande que ellos mismos.

ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS cuenta con la dirección de Gareth Edwards (Godzilla, Monsters) y la producción de Kathleen Kennedy, Allison Shearmur (The Hunger Games: Catching Fire, CENICIENTA) y Simon Emanuel (The Dark Knight Rises, Harry Potter and the Deathly Hallows Parts 1&2). El veterano supervisor de efectos visuales John Knoll (PIRATAS DEL CARIBE), quien comparte una larga trayectoria con los films de Star Wars, es el productor ejecutivo, junto con Jason McGatlin (STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA, The War of the Worlds).

La actriz nominada a los premios Oscar® y BAFTA, Felicity Jones, (The Theory of Everything, Like Crazy) lidera el elenco junto con Diego Luna (Milk, Elysium). Se unen a ellos Ben Mendelsohn (Bloodline, Animal Kingdom), Mads Mikkelsen (Casino Royale, la serie “Hannibal”), Alan Tudyk (FROZEN: UNA AVENTURA CONGELADA, I Robot), Riz Ahmed (Nightcrawler, Jason Bourne) y el ganador del Oscar® Forest Whitaker (The Last King of Scotland, The Butler). El film también incluye a dos de las mayores estrellas de China, Donnie Yen (Ip Man, Blade II) y Jiang Wen (Let the Bullets Fly, The Sun Also Rises).

Para crear el aspecto distintivo y contemporáneo de la película, Edwards eligió al venerado director de fotografía Greig Fraser (Zero Dark Thirty, Foxcatcher), quien se unió al supervisor de efectos especiales –también ganador del Oscar®– Neil Corbould (Black Hawk Down, Saving Private Ryan). Los veteranos de Star Wars, Doug Chiang (Star Wars Episodios I y II, Forrest Gump) y Neil Lamont (supervisor de dirección de arte en EL DESPERTAR DE LA FUERZA y en la saga Harry Potter,) se unieron como diseñadores de producción, y Neal Scanlan (Prometheus) regresó como el supervisor de efectos de criaturas, habiendo ganado un BAFTA recientemente por su trabajo en STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA. Otros destacados miembros del equipo son el diseñador de vestuario Dave Crossman (EL DESPERTAR DE LA FUERZA y la saga Harry Potter) y Glyn Dillon (EL DESPERTAR DE LA FUERZA y Kingsman: The Secret Service), así como el coordinador de dobles Rob Inch (EL DESPERTAR DE LA FUERZA, World War Z).
LA VISIÓN DEL DIRECTOR

Antes de que el director Gareth Edwards se centrara en el importante trabajo de elegir a los actores para el film, tuvo que dar un paso atrás y pensar cómo podría dar a la película su propia identidad dentro del universo Star Wars, y hacerla única.

Para ello, Edwards sintió que debía tomar todo lo que sabía acerca de las películas y llevar cada elemento hacia su punto de ruptura, para averiguar en última instancia qué hace único a un film de Star Wars, pero también para saber cómo podía crear uno que fuera fresco y emocionante.

Kathleen Kennedy apoyó fuertemente el deseo del director de experimentar y darle al film su propia personalidad. “Las películas de la saga tienen la responsabilidad de mantener la continuidad en cuanto a su tono y estilo, como los títulos rotativos del principio y las transiciones. Pero con los films independientes somos más laxos en ese sentido, para experimentar con tonos y estilos excitantes que difieran un poco de todo aquello que se ha visto hasta ahora.

Edwards también quería que su película estuviese más agarrada a la realidad, y darle a ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS la sensación de realismo descarnado que recuerda a su estilo fílmico en Monsters. “Lo que quería hacer era una película más natural, más realista y un poco más orgánica; que se sintiera como un mundo real. Éste es un tiempo donde no hay Jedi ni dioses que vengan a ayudar a la gente que se encuentra bajo esta enorme amenaza”, explica el director.
LA SELECCIÓN DEL ELENCO

Los realizadores recurrieron a una de las actrices jóvenes más talentosas del Reino Unido, Felicity Jones, para el rol central de Jyn Erso, una joven impetuosa y desafiante, que presta sus habilidades a la Alianza Rebelde y lleva a cabo una desesperada misión.

Jones comenta acerca de su personaje: “Quería que Jyn fuese lo más humana posible. Ella es fuerte cuando lo necesita; es súper decidida y debe ser ruda, aun cuando no lo sienta. Pero a la vez hay una gran vulnerabilidad en ella”.

El papel de Cassian Andor, un respetado oficial de inteligencia de la Alianza, requería de un actor de gran talento y experiencia, que pudiera transmitir inteligencia, fuerza y determinación, pero también vulnerabilidad. Ese actor es Diego Luna.

Al describir su experiencia en el rodaje, Luna dice: “La película tienen muchas capas. Hay momentos que son profundos y dramáticos, y merecen mucha atención y rigor por parte de los actores. También, hay otras escenas que son entretenidas y muy coreografiadas. En ellas uno se divierte y disfruta del ritmo”.

Chirrut Îmwe es un monje ciego y hábil guerrero. Los realizadores eligieron a Donnie Yen, un experto en artes marciales y uno de los actores más populares y respetados de China, para interpretar el rol.

“Yen tiene tanta sabiduría como su personaje y un gran sentido del humor”, cuenta la productora Allison Shearmur. “Posee un gran sentido del arte y una actuación que nos dice mucho acerca de su personaje. Hay una cierta elegancia, un heroísmo y una nobleza tanto en Yen como en Chirrut”.

Baze Malbus, un pragmático soldado, ha crecido con Chirrut y seguirá a su amigo más cercano hasta el fin del universo. Jiang Wen, otra de las grandes estrellas de China, fue el complemento perfecto para Chirrut y la opción ideal para interpretar a Baze. Acerca de su personaje, el actor señala: “En última instancia, él es un hombre de buen corazón, muy honesto y leal a su amigo Chirrut. Y los amigos de Chirrut son también sus amigos”.

Bodhi Rook es un piloto de carga que trabaja para el Imperio, pero cambia de rumbo cuando se enfrenta a una dura realidad. Riz Ahmed, quien interpreta a Bodhi, cuenta acerca de su personaje: “Gareth describió a Bodhi como un tipo en una película de guerra que, en realidad, no debería estar ahí. Todo el mundo en el equipo es un soldado o guerrero de alguna manera, y este hombre está allí por accidente, pero entiende que debe ponerse de pie y ser de utilidad. Él es una persona común, alguien con quien la audiencia puede identificarse”.

ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS tiene su propio androide especialmente diseñado, K-2SO, un guardia de seguridad imperial reprogramado para ser fiel a la Alianza. El personaje, de más de dos metros de altura, es interpretado por Alan Tudyk, quien aporta su ritmo de la comedia y su presencia a la tarea de dar vida al androide a través de la técnica de captura del movimiento.

“Alan es como todos los grandes actores cómicos; así de divertido como es, puede también tocarte el corazón”, cuenta Gareth Edwards. “No queríamos que K2 fuese sólo el ‘alivio cómico’ del film. Hay algo un poco trágico en él tratando de hallar su lugar en el mundo. Hay momentos de diversión, pero Alan le pone el alma”.

Saw Gerrera es, quizás, el personaje más complicado en esta historia, y es ciertamente diferente a cualquier otro que hayamos visto en el universo de Star Wars anteriormente. Originalmente presentado en la serie animada “Star Wars: la guerra de los Clones”, Saw es un rebelde proscrito, un hombre que cree que el Imperio debe ser derrotado, pero ¿a qué costo? ¿Es aceptable sacrificar a los inocentes por el bien mayor, o eso lo convertiría en igual de culpable que aquellos a quienes se enfrenta? Para interpretar este rol, Edwards recurrió al ganador del Oscar® Forest Whitaker. “Saw es muy claro en sus creencias”, dice el actor, acerca de su personaje. “Él está dispuesto a hacer lo que cree necesario para salvar a su pueblo”.

Galen Erso, interpretado por Mads Mikkelsen, es el padre de Jyn y un científico brillante. El actor afirma, sobre el hecho de convertirse en un miembro más de la familia Star Wars,: “Es un gran honor participar de este universo fílmico tan legendario. Algo muy interesante acerca de Star Wars, para mí, es que es muy humana, aunque haya androides y diferentes tipos de criaturas que lucen muy diferentes de los seres humanos”.

El personaje del Director Krennic juega un rol crucial en la historia de Star Wars. Él es el hombre responsable de la creación de la Estrella de la Muerte, un arma que permitirá al Imperio tomar control total de la galaxia a través del miedo. Ben Mendelsohn interpretará al malvado personaje.

Acerca de la elección de Mendelsohn, Kathleen Kennedy comenta: “Ben fue una de las primeras personas de las que Gareth [Edwards] comenzó a hablar para interpretar a Krennic. Él es inquietante, y al mismo tiempo tiene una cualidad infantil. Es muy impredecible, y creo que la búsqueda de un villano que pudiera estar a la altura de Darth Vader era algo realmente desafiante. Pero Ben ha encontrado la clave de este personaje notable, de quien cuesta quitar los ojos de encima en la pantalla”.
LA REALIZACIÓN DE ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS

Neal Scanlan, quien ganó un premio BAFTA y fue nominado para un Oscar® por su trabajo en STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA, es nuevamente responsable por la creación de las criaturas que habitan el mundo de ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS.

Gareth Edwards le dio a Scanlan y a su equipo la libertad creativa necesaria y la posibilidad de desarrollar los personajes de una forma nueva. Él quería que éstos fueran espontáneos, y que pudieran evolucionar naturalmente. El resultado final es que las criaturas son tratadas de igual forma que los actores en el plató, incluso hasta el punto de que Scanlan pidiera al equipo de maquillaje y peinados que agregue polvo, suciedad, sudor y grasa a las criaturas, tal como hacía con el resto del elenco.

Como autoridad mundial en efectos visuales, el productor ejecutivo John Knoll pudo presentar nuevas y emocionantes tecnologías a la producción de ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS. Knoll aportó efectos visuales en tiempo real al plató, lo cual hizo posible para Edwards tener una idea de cómo luciría la versión final del mundo, precisamente mientras estaban apenas filmando. Estos efectos en tiempo real podían literalmente crear el entorno en pantalla para que Edwards los viera mientras el elenco actuaba.

Knoll también introdujo nuevas técnicas durante el rodaje de interiores en las naves, mientras se enfrentaban a los ataques del Imperio. Históricamente, aunque una nave podía colocarse en un cardán para simular su movimiento, el exterior a menudo era una pantalla azul o verde. Knoll y su equipo construyeron una pantalla gigante y envolvente, de LED, que medía más de 15 metros de diámetro y contenía una banda central de seis metros de altura, sobre la cual podían proyectarse imágenes. Con este enfoque se podía añadir láseres que volaban por el espacio durante la batalla, lo cual creaba un aspecto muy realista.

El rodaje de ROGUE ONE: UNA HISTORIA DE STAR WARS tuvo lugar, inicialmente, en Pinewood Studios, pero cuando fue posible también se realizó en locaciones reales, tanto en Inglaterra como en Islandia, Jordania y las islas Maldivas. Ejemplos de los platós reales son la base Yavin 4 de los Rebeldes, un enorme set construido a escala –de 106 metros de largo por 60 de ancho¬¬¬–, y la Estrella de la Muerte –de 17,5 metros de ancho por 6,4 de alto–, cuidadosamente recreado a partir de investigación y fotografías.