Por qué comer cualquier cosa cuando puedes consumir alimentos que tienen un altísimo valor nutrimental, una alta concentración de vitaminas, grasas saludables, antioxidantes y minerales. No son alimentos milagro, la clave está en una dieta equilibrada, pero complementarlo con esto puede ayudar a mantener una nutrición balanceada.

Quinoa: Es un cereal que aporta proteínas de alto valor biológico y también es muy rica en fibra de fácil digestión y aporta una gran cantidad de hidratos de carbono complejos, que es nuestra fuente de energía diario.

Aceite de oliva virgen extra: Disminuye el colesterol malo y el desarrollo de cáncer de mama. Además, tiene propiedades antioxidantes.

Nueces. Ricas en vitamina E, fibra,  Omega3 y grasa saludable.

Legumbres: Son fuente de fibra, proteína de valor biológico, hierro, calcio y magnesio.

Brócoli: Tiene un alto contenido en agua, antioxidantes, fibra, vitamina C y pocas calorías.

Hojas verdes: Son altamente alcalinizantes y nos aportan mucha clorofila que nos ayuda a depurar el organismo. Son ricas en aminoácidos, ácidos grasos, omega y mucha fibra.

Naranjas: Tienen un alto contenido en vitamina C, ácido fólico y antioxidantes.

Sardinas: Son un gran aporte en Omega3, calcio y no acumula materiales pesados.

Ajo: Mejora el colesterol, es diurético y antibacterial.

Chocolate negro: Rico en antioxidantes y fibra, es bueno para la salud cardiovascular y para el sistema nervioso central.