La competencia en la oficina es normal, incluso necesaria para poder sobrevivir.

Quizá el mundo sería un lugar mejor si nos enfocáramos en apoyarnos los unos a los otros, pero por muy lindo que suene, las cosas no funcionan necesariamente así cuando hablamos de nuestra carrera.

La realidad es que a menos que trabajes más duro, más rápido o mejor que los demás, no obtendrás esa promoción que tanto quieres, tienes que probar que lo mereces.

Juguemos al abogado del diablo por un minuto ¿Qué sucedería si en lugar de subir solitas empezáramos a escalar todas juntas? ¿Serviría de algo?

Eso es exactamente lo que algunas de las cabezas en la Casa Blanca han decidido hacer, según un artículo reciente del Washington Post. Frente esa la desventaja de ser mujer en un mundo tan marcadamente de hombres como lo es la política, ellas han encontrado una terrible dificultad de hacer sus voces escuchadas.

¿Y qué hicieron para solucionarlo? Empezaron a apoyarse entre ellas. Optaron por una estrategia de “amplificación”. Cuando alguna mujer señalaba algún punto estratégico, otras mujeres lo repetían dando crédito a la impulsora original. Esto forzaba a los hombres alrededor a reconocer la contribución- y les negaba la oportunidad de reclamar la idea como propia. ¡Y funcionó! Los hombres en el salón, incluyendo al Presidente Obama, empezaron a escuchar las opiniones más, porque 2 o 3 voces resuenan más que una sola.

Esta estrategia no es exclusiva de la política, aplica para todas nosotras. En lugar de competir entre nosotras, podemos elegir armar nuestra red de soporte con nuestras colegas. No por sentirnos obligadas, sino porque en realidad estemos de acuerdo con sus propuestas y valoremos los puntos que están siendo tratados.

Sólo piensa, ninguna mesa de dialogo es productiva si cada quien “se monta en su macho” y no se logra llegar a una conclusión, es sólo cuando nos tomamos el tiempo de escuchar y desmenuzar una o dos de las ideas para poder hacer que haya un movimiento.

Así que, la próxima vez que escuches una gran idea, no dejes que pase desapercibida, porque trabajar de la mano de mujeres inteligentes y talentosas sólo puede hacerte ver mejor.