Tener un nuevo trabajo es emocionante. Una vez aceptada la oferta, te preparas para tus primeros días en el nuevo puesto para dar el mejor resultado posible. Aquí hay algunos tips para resaltar en tus primeros 100 días.

Del 1 al 30

Toma tu tiempo para observar la cultura de la compañía. Recuerda que aun siendo un profesional veterano, aun tienes una o dos cosas por aprender, no sólo del puesto sino de tu nuevo empleador.

Asegúrate de entender las cualidades que se consideran valiosas en la empresa y cuales son indispensables para poder crecer dentro de ella.

Pon atención en la manera en la que se comunican y el código de vestimenta.

Toma notas de la información que estas recibiendo, incluyendo los nombres de tus compañeros y cómo a utilizar el menú de tu teléfono.

Lo más importante, trabaja en construir relaciones con la gente de la oficina, come con alguno de ellos o tomen un café, mientras aprendes de la compañía es el mejor momento para comenzar a hacer networking.

Del 31 al 6l

Busca retroalimentación de tu jefe y pregúntale cómo le ha parecido tu trabajo, esta es la mejor manera de conocer tus resultados, en caso de que haya algún problema puedes resolverlo antes de que se haga mayor.

Busca la menta de desarrollar con tu jefe metas específicas para cada mes, particularmente los primeros tres.

Esto mostrará a tu superior que tomas en serio las responsabilidades de tu puesto y que estás motivado a dar un buen desempeño. Recuerda que aun cuando ya hayas pasado el proceso de contratación aun estas en periodo de prueba.

Del 61 al 90

Una vez que ya estés más cómodo y tus colegas ya te conozcan mejor, haz el esfuerzo por encontrar un mentor. Busca a una persona clave que no sólo te muestre el camino sino que pueda apoyarte cuando lo llegases a necesitar. Es importarte tener a alguien experimentado de tu lado.

Del 90 en adelante

Re confirma objetivos con tu jefe para asegurarte que sigues en el camino. Si tienes nuevas ideas que compartir, este es el momento perfecto para comenzar a hacer ruido con ellas. Es muy bueno llegar a la compañía con ideas frescas, pero no querrás bombardearlo con ellas antes de que te den tu gafete. Además, no querrás desperdiciar tus mejores ideas antes de pasar el tiempo de prueba.